Lo bueno, lo malo y lo feo de la ayuda humanitaria (Haití)

abril 23, 2011 » In: Ayuda humanitaria, Cooperación » Dejar Comentario

15 de abril de 2011

Haití, lo bueno, lo malo y lo feo de la ayuda humanitaria en Haití

María Suárez  Toro, RIF

La buena noticia: Fuentes oficiales dan cuenta que del 1,500,000 de personas ubicadas en campamentos de desplazados en predios en la ciudad de Puerto Príncipe desde el terremoto de enero 12 del 2010, actualmente quedan en tales lugares menos de 650,000 mil en 1,061 campamentos registrados en el país. (Fuente la Oficina de la ONU para Asuntos Humanitarios – OCHA). Es decir, más de la mitad de las personas que originalmente estaban en esa situación, están re-localizados en alguna forma de vivienda actualmente.

La mala noticia: Esa variante tan dramática no se debe a políticas humanitarias o las políticas gubernamentales de reasentamiento, ni siquiera a los dineros ofrecidos por la comunidad internacional para la reconstrucción de Haití.

Lo feo de las noticias: Se debe principalmente a que la propia gente se cansó de esperar por la respuesta que se merecía conforme sus derechos humanos, buscando alternativas propias que se enmarcan en la misma precariedad con la que vivieron antes, durante y después del terremoto. 

Reasentamientos

Los pocos reasentamientos oficiales, como el de Corail Cesslesse, ha sido catalogado por un medio nacional, Le Nouveliste, como “el getto mas grande del Caribe.” En sus 18 acres de tierra árida, fueron reubicados en abril del año pasado unas 5,000 personas en 1,200 tiendas transitorias.  Venían del campo de golfo en Petionville en la ciudad y el proyecto era un esfuerzo conjunto de las Naciones Unidas, el Ejercito de los EUA y agencies de ayuda humanitaria.

Ahora, un año después, suman más de 100,000 personas, entre los reubicados formalmente y los que se fueron allí por su cuenta detrás de los 20,000 empleos que prometió el Presidente Preval.

Michelle Rice, una funcionaria de la organización internacional Visión Mundial  que brinda servicios en el reasentamiento, dijo a Huftington Post que no hay oportunidades de desarrollo y que siguen llegando precaristas al lugar.

Ello explica que se hayan vaciado algunos campamentos en la ciudad. Otros se han ido a buscar albergue con sus familiares en el campo, en condiciones igualmente precarias de pobreza y hacinamiento.

Sonia Pierre de la organización Mujeres Dominico-Haitianas (MUDHA) trabajando en Leogan explicó a este medio que en esa zona – epicentro del terremoto del 2010 ha pasado lo mismo. “Los campamentos de van viciando por la desesperación de la gente que ya no puede vivir en carpas y se han ido a buscar refugio en sus lugares de origen. Conozco cinco que se fueron a Cap Haitien pero sus familiares no tienen lugar para ellas y sus hijos, lo cual las coloca en la misma vulnerabilidad.”

Añadió que la gente ha vaciado los campamentos porque los dueños de los terrenos los han expulsado a la fuerza. “!Esos lugares, hasta que se encuentre una solución duradera y digna, deben ser declarados de interés público!”

Leer más en: http://www.fire.or.cr/index.php/es/noticias-todas/acciones-movilizaciones-logros-desafios/379-haiti-lo-bueno-lo-malo-y-lo-feo-de-la-ayuda-humanitaria-en-haiti-.html

Comentarios

commentarios

Powered by Facebook Comments

Dejar Respuesta

Debes de estar registrado para dejar un comentario.