APC

Comunicado de la APC con motivo de la Semana de la Cooperación 2013

Con motivo de la Semana de la Cooperación de 2013, la APC vuelve a publicar un comunicado público sobre algunas  temáticas relacionadas con el momento actual de la cooperación española, que preocupan especialmente a la comunidad de cooperantes y de otras personas  interesadas en la calidad y eficacia de la cooperación española.

También puede consultarse aquí: Comunicado APC Semana Cooperación 2013

EL BIEN COMÚN Y LAS HORAS BAJAS DE LA COOPERACIÓN

(Comunicado de la APC con motivo de la celebración de la Semana Internacional de la Cooperación 2013)

Este año, tras un recorte del presupuesto de la AECID en un 71% en 3 años y la práctica desaparición de la cooperación descentralizada, poco queda por celebrar en esta nueva semana de la cooperación. En paralelo con los recortes, del día y de la semana de la cooperación apenas deben quedarnos unas horas…, más bien para reflexionar que para celebrar. Apenas unas horas para recapacitar en torno a las “horas bajas” de la cooperación.

En los últimos años se ha realizado un enorme esfuerzo en mejorar la calidad y efectividad de la ayuda con instrumentos como los marcos de asociación país y la gestión por resultados, con la participación coordinada de todos los actores de la cooperación española, bilateral, ONG, descentralizada, universidades, etc. La clara apuesta por la profesionalización de las personas responsables de la cooperación ha permitido posicionarnos como referente en muchos países tanto para otras cooperaciones como entre los países receptores. Una verdadera Marca España difícil de superar con operaciones de marketing.

Todo este proceso está desmantelándose con el incumplimiento de los compromisos adquiridos y la cancelación de procesos de probada efectividad por falta de recursos. Personal altamente cualificado con amplia experiencia debe buscar otras cooperaciones u otros campos con una enorme pérdida de capacidad de actuación de la cooperación española.

Todo esto no deja de ser parte de un proceso de desmantelamiento de un sistema en el que en vez de priorizar la justicia, la solidaridad y la equidad se favorece a grupos de presión económicos que han coaptado la acción política para imponer sus intereses, que no son otros sino la priorización del beneficio económico y la concentración de recursos como nunca se había conocido.

Lo que está en juego es el modelo de sociedad en el que queremos vivir. No es cierto que no haya recursos. Nunca ha habido tantos. El problema es una cuestión de prioridades. Ante la crisis financiera   –por desregulación, falta de control y sobreexposición al riesgo de agentes privados–, la opción ha sido usar una enorme cantidad de estos recursos públicos para garantizar las deudas privadas. Hemos visto aumentar los gastos militares y legislar a favor de grupos de poder económico, a costa de desmontar el sistema de protección y desarrollo social que tantos años costó construir, y con un coste ambiental inasumible. Las capas más vulnerables de la sociedad son las que están acusando este cambio de modelo y la cooperación al desarrollo está siendo especialmente afectada con el sofisma de que si no hay recursos para quienes sufren el desempleo y la pobreza en nuestro país no se puede ayudar a los demás. El bien común ya no es el objetivo político sino la cada vez mayor necesidad de dar beneficios a un capital especulativo y parásito de la sociedad.

La pregunta clave que debemos hacernos es: ¿queremos vivir en una sociedad en la que el objetivo que prevalezca sea el dinero o las personas; el bien común o los intereses particulares?

 

www.cooperantes.net

La voladura de la cooperación española

Los compromisos de la cooperación española parecen papel mojado. Así lo ve Carlos Gómez Gil, tras su análisis de gastos y presupuestos en AOD y en otros conceptos como el gasto militar de los últimos años. Este artículo de Carlos Gómez Gil puede ser leído en rebelión: La voladura de la cooperación española

Por el interés del mismo, nos permitimos reproducir algunos de sus párrafos y gráficos a continuación.

Profundos recortes en el anterior y en el actual gobierno

“Los profundos recortes sobre la cooperación española que han adoptado tanto el anterior Gobierno, como particularmente el Gobierno de Mariano Rajoy, la han conducido a una situación de desmantelamiento efectivo al reducirla a la mínima expresión”.

“Cuando llega el Partido Popular al Gobierno, en noviembre de 2011, arremete contra una política de solidaridad internacional en la que no cree y que adolece de importantes problemas estructurales. Y más allá de unos recortes de enorme calado, el Gobierno de derechas de Rajoy cuestiona el papel y la funcionalidad de una política de cooperación internacional que entorpece su proyecto ultraliberal y conservador en el que no cabe la solidaridad social”.

Falta de voluntad para ejecutar AOD: se gasta 1 de 4 euros presupuestados en AOD

”…los diferentes gobiernos han dejado de gastar 16.924 millones de euros que, insistimos, se presupuestaron y nunca llegaron a gastarse”.

“Una cifra que supone el 75% de todo el dinero presupuestado, lo que quiere decir que de cada cuatro euros que los diferentes gobiernos han presupuestado en AOD desde el inicio de la crisis, solo han gastado uno. Este dato es demoledor, porque evidencia que los responsables de la cooperación española no es que carezcan de voluntad para llegar al 0,7%, sino que ni siquiera ejecutan las exiguas cantidades presupuestadas y sometidas a fortísimos recortes. Si desde hace años, la cooperación española gasta cantidades muy por debajo de las que se presupuestan, ¿para qué se presupuestan entonces? Pues muy sencillo, para aparentar que se destinan más recursos de los que finalmente se ejecutan”.

Gráfico AOD

Comparación entre AOD y gasto militar en España

“La comparación de ambas magnitudes no admite matices y subraya con nitidez las prioridades políticas que los diferentes gobiernos del PSOE y del PP han establecido, ya que si en el año 2008 se destinaban 422 euros por habitante y año en gasto militar frente a 103 en ayuda al desarrollo, cuatro años después esa relación se ha ensanchado enormemente en detrimento de la AOD, siendo la relación de 368 euros en gasto militar, frente a 32 en ayuda al desarrollo”.

Gráfico AOD gasto militar

Incumplimiento del gasto 20/20

“El Compromiso 20/20, aprobado en la Cumbre de Desarrollo Social de Copenhague del año1995, permite conocer el nivel de orientación de la ayuda al desarrollo de un donante hacia las necesidades sociales básicas en los países receptores, comprometiendo doblemente a donantes y receptores. De esta forma, los países donantes de ayuda asumen destinar al menos un 20% de la AOD bilateral a financiar gastos de prioridad social básica para la población en los países en  desarrollo, comprometiéndose los países receptores a dedicar, al menos, el 20% de su presupuesto público a financiar estas iniciativas”.

“La cooperación española durante muchos años no ofrecía datos de cumplimiento de este indicador o facilitaba cifras equívocas y contradictorias. De hecho, no fue hasta el año 2002cuando la AOD de España dio respuesta a este compromiso internacional del año 1996, seis años después de ser firmado y pese a que no implica mayores recursos sino un mejor uso de los mismos. Pues bien, a lo largo de los dos primeros años de la crisis, el Compromiso 20/20 se situó en el 24,6% y 28% de la AOD bilateral distribuible, respectivamente, para caer hasta el 15% en el año 2010 y desplomarse hasta el 10,2% en el año 2011. Esto quiere decir que la calidad de la ayuda española está retrocediendo de manera estrepitosa, incumpliéndose un acuerdo solemne firmado por el Estado español en el seno de Naciones Unidas el año 1996”.

 Gráfico gasto 20-20

Gestión ineficiente desde la perspectiva de la lucha contra la pobreza

“De forma que no solo hay muchos menos recursos para hacer cooperación al desarrollo en España, sino que los pocos recursos que hay se destinan de forma prioritaria para financiar iniciativas ajenas a estas políticas”.

“Aunque no es la distribución sectorial del conjunto de la AOD, basta con ver los recursos que destinan diferentes ministerios a la cooperación al desarrollo. Pues bien, uno de los departamentos con mayor peso en la cooperación española es el Ministerio de Defensa, con  aportaciones muy variables, pero que desde que empezó la crisis ha visto doblar sus recursos en la AOD, parecido a lo que sucede con el Ministerio del Interior, que ha multiplicado por tres sus recursos desde el año 2008 a 2011. Algo muy distinto a lo sucedido por las aportaciones procedentes del Ministerio de Educación y de Sanidad. En el primer caso, ha reducido una tercera parte sus recursos, mientras que en el Ministerio de Sanidad se han mantenido prácticamente invariables en una cifra anecdótica, que supone quince veces menos recursos de los que ha dispuesto Defensa y siete veces menos que Interior”.

 Gráfico ministerios

El peso de los intereses económicos y financieros

“Los intereses económicos y comerciales han sido siempre un elemento de relevancia en la cooperación española que ha condicionado su evolución a lo largo del tiempo. Es algo sobre lo que hay pocas dudas y que ha limitado los objetivos, prioridades y dispositivos que se han llevado a cabo. No es casual que el antecedente de la cooperación española fueran los Créditos FAD (Fondo de Ayuda al Desarrollo), el instrumento que más recursos ha canalizado en toda su historia, a un mayor número de países y con mayor número de operaciones, creado en el año 1976 y que se han mantenido con fuerza hasta el año 2010, durante treinta y cuatro años, sin modificaciones sustantivas. El sucesor de estos créditos FAD es el Fonprode (Fondo de Promoción del desarrollo), actualizando este instrumento a la normativa internacional pero manteniendo muchos de los elementos cuestionables y opacos que han caracterizado la vida del FAD a lo largo de toda su vigencia. De hecho, a través del Fonprode se abre oficialmente la vía a dedicar importantes recursos de la cooperación española a instrumentos financieros a inversores opacos y altamente sofisticados, tales como los fondos de fondos, fondos de capital riesgo, fondos de capital privado, fondos de capital semilla, fondos de cuasi capital, adquisición de participaciones de capital y otros vehículos de inversión financiera, incluyendo donaciones con créditos privados, como se recoge en el art. 2, ap. E de la Ley 36/2010 de 22 de octubre del Fonprode”.

“Así, en el año 2011, el 58% de toda la cooperación española se dedicó a este fondo económico y comercial, el epítome de una ayuda que no ayuda. Hasta tal punto que a través de estos instrumentos se está regando de dinero a fondos financieros opacos, algunos de los cuales, incluso, tienen su residencia en paraísos fiscales en forma de SICAV (Sociedades de Inversión de Capital Variable), creadas para evadir impuestos”.

“Sin embargo, como el Fonprode se ha convertido en un cajón de sastre financiando iniciativas muy diversas de la cooperación española, no figuran en sus memorias de gestión la canalización de recursos desde este fondo a 86 iniciativas distintas acordadas por Consejo de Ministros, que abarcan desde cuotas a la Cruz Roja Internacional, a aportaciones a programas del Banco Mundial, pasando por otras muchas iniciativas multilaterales, cuotas e iniciativas variopintas. Así las cosas, resulta muy difícil conocer a ciencia cierta el gasto real y efectivo que la cooperación española ejecuta desde el Fonprode en la medida en que las cifras difundidas por sus organismos responsables es notablemente distinta. Incluso las cifras ofrecidas por la propia AECID difieren entre sí, dependiendo de si las consultamos desde la oficina de Fonprode o desde el departamento de multilateral”.

Gráfico FONPRODE

Foto: Cristina García (marzo 2012): Plan General de Cooperación 2009-2012: papel mojado

Otros artículos de Carlos Gómez Gil en su blog

Entre ellos:  ONG en crisis y crisis en las ONG: un fin de ciclo en el oenegeísmo en España

Por una AECID eficaz, independiente y con fondos

En 3 años el presupuesto de la AECID ha caído en un 71%. La salida del director de la AECID añade más preocupación sobre lo que está pasando o vaya a pasar en el futuro cercano de la AECID. Hace una semana Intermón Oxfam publicó una nota informativa relativa a la salida del director de la AECID y a lo que debe ser la AECID en su opinión. No hace falta recalcar que muchos/as cooperantes y actores de la cooperación suscribirían en un 100% lo dicho en esta nota, ante la preocupación actual existente sobre el rumbo actual de la AECID, en los aspectos ahí señalados. A continuación publicamos esta nota.

Se pueden ver también aquí los  comentarios e hipótesis de Gonzalo Fanjul sobre estos cambios en la AECID.15 de julio de 2013.

NOTA INFORMATIVA DE INTERMÓN OXFAM ANTE LA PRÓXIMA SALIDA DEL DIRECTOR GENERAL DE LA AGENCIA ESPAÑOLA DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL PARA EL DESARROLLO

El pasado viernes 7 de junio apareció en el diario ABC la noticia del próximo cambio de destino del actual  Director General de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), D. Juan López-Dóriga. Una noticia que sorprendió al sector de la cooperación –ONGDs, académicos, expertos, sector privado,- por ser el Sr. López-Dóriga un profesional de la cooperación de larga trayectoria, muy respetado y que ha desempeñado cargos de alta dirección en la Cooperación Española bajo varios Gobiernos de diferente signo político desde hace dos décadas. Su próxima sustitución y la potencial reorganización a que dé lugar la misma, supone un factor adicional de inquietud para la Cooperación Española en relación con la  capacidad y autonomía de la Agencia que cumple 25 años de trabajo comprometido y solidario, con el impulso de un gran equipo de personas en España y en sus sedes en países en desarrollo.

La cooperación española ha pasado de ser un donante situado en un nivel acorde con su dimensión económica en el mundo, aportando un 0,46% de nuestra riqueza a la cooperación internacional en el año 2009, a bajar al furgón de cola, con un 0,15% en 2012, devolviéndonos a niveles de ayuda de hace más de 20 años. Si nuestra renta ha disminuido un 4% durante los años de la crisis, la política de cooperación ha caído en ese mismo período más de un 70%, en una desproporción incomprensible.

La comunidad de donantes, con países también en situación de estancamiento o crisis económica, ha reducido en promedio su cooperación tan solo un 4%. Un dato que ofrece una mala imagen de España en el exterior, como incumplidora no ya de una obligación moral, sino de diferentes compromisos internacionales que se adoptan conjuntamente por muchos países confiando los unos en los otros. Además se ha degradado nuestra imagen: lo que se ve desde fuera es que con la llegada de la crisis, España abandona a los últimos: las víctimas de hambrunas, conflictos y crisis humanitarias. La acción humanitaria de la AECID cayó un 90% hasta un presupuesto anual de 22 millones de euros, menor que el presupuesto humanitario anual de varias ONGD españolas.

Especialmente grave es este caso,  la AECID. La Agencia Española ha sufrido una caída durísima:  ha pasado de un presupuesto anual de 926M€ en 2010, a uno de 264M€ en 2013.Un recorte difícil de encajar para cualquier institución pública o privada que ve devastadas sus capacidades en un tiempo record. En consecuencia se están cerrando programas y proyectos en varios países, rompiendo compromisos adquiridos con Gobiernos y organismos internacionales, y dejando en la mínima expresión la acción humanitaria. Millones de personas se están viendo afectadas cada día por estos profundos recortes.

La tasa a las transacciones financieras, que España deberá aprobar en 2014, como ha comprometido ante la UE, debe ser una fuente fundamental de recursos adicionales para la cooperación, permitiendo una recuperación de esa actividad desde el mismo ejercicio 2014. Los ingresos esperados deben incluirse en el próximo presupuesto y el destino de sus recursos debe ser la atención a las víctimas de la crisis dentro de España, y en el exterior a través de políticas de cooperación y acción humanitaria.

LA AGENCIA QUE QUEREMOS

En esta nueva fase que abre el cambio en la dirección de la AECID, consideramos que es fundamental garantizar para la misma:

  • Un presupuesto en franca recuperación desde el mínimo histórico en que se encuentra en la actualidad
  • Una orientación sectorial y de sus instrumentos inequívoca hacia el impacto sobre la reducción de la pobreza.
  • Un equipo profesional y comprometido motivado por un proyecto claro y con suficiente estabilidad como para impulsarlo.
  • Una renovada apuesta por el trabajo con diferentes sectores, en particular con las ONGD de desarrollo, manteniendo su papel estratégico y fortaleciendo los  instrumentos de colaboración y financiación plurianuales.
  • Una Agencia abierta a nuevas modalidades de cooperación –triangular, Sur-Sur- y que dé un salto de calidad en lo referido a la evaluación y aplicación del aprendizaje de los programas que ejecuta. Transparente en sus procesos de toma de decisiones y en la socialización de los resultados de sus actuaciones.
  • Una renovada apuesta por la educación para el desarrollo, la sensibilización y la información a la ciudadanía sobre las actuaciones e impactos de la ayuda.

Hoy es fundamental preservar una AECID eficaz, activa e independiente de posiciones e intereses políticos y recuperar su capacidad financiera desde el próximo año 2014. La Agencia necesita además un cuerpo directivo –desde la dirección de la propia Agencia, a su equipo de dirección o quienes dirigen sus oficinas y programas en diferentes países- formado por personas comprometidas con la cooperación, con probada experiencia y capacidad en ese campo, independientemente de su pertenencia o no a cualquier cuerpo de la administración. Nadie debe ser excluido, y tampoco nadie debe tener un derecho adquirido si no concurren capacidad, experiencia y mérito para ejercer responsabilidades de dirección en un ámbito tan específico y especializado como es la cooperación para el desarrollo.

Tomado de Intermón (13 de junio de 2013):  NOTA INFORMATIVA DE INTERMÓN OXFAM ANTE LA PRÓXIMA SALIDA DEL DIRECTOR GENERAL DE LA AGENCIA ESPAÑOLA DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL PARA EL DESARROLLO

Ver también dos reacciones u opiniones sobre la salida del direrctor de la AECID: Director de la AECID deja su cargo

Imagen de esta noticia tomada de la CONGDE: Viñeta #Vamos AECID