¿Quién es cooperante?

¿Quién es cooperante? El Estatuto de los cooperantes los define así.

“A los efectos de este estatuto, son cooperantes aquellas personas físicas que participen en la ejecución, sobre el terreno, de un determinado instrumento de cooperación internacional para el desarrollo o de ayuda humanitaria en cualquiera de sus fases, a realizar en un país o territorio beneficiario de la política de ayuda al desarrollo, parte de la acción exterior del Estado de acuerdo con el artículo 3 de la Ley 23/1998, de 7 de julio, y que tengan una relación jurídica con una persona o entidad promotora de la cooperación para el desarrollo o la acción humanitaria, en los términos que se señalan en el artículo 3 de este real decreto”.

Sin embargo, el Estatuto de los cooperantes, la norma principal que regula los derechos específicos de este colectivo, limita la posibilidad de aplicación de este término a un universo más amplio que el de aquellas personas con contrato laboral suscrito con entidades promotoras de la cooperación. Se excluyen, por ejemplo, a los cooperantes españoles que trabajan en organismos internacionales y a los ligados con sus contratantes a través de una relación mercantil, entre los que se encuentran muchos cooperantes contratados por empresas consultoras de la Unión Europea y por la propia AECID. También son excluidos del mismo los identificados como “becarios” de la AECID (jóvenes cooperantes) y de otras entidades españolas. A partir de dicha limitación, para estos colectivos no se contempla ninguna protección específica en el actual estatuto.Hay que destacar que el concepto de cooperante que recoge este estatuto es además restrictivo en relación al de la Ley 23/1998, del 7 de julio, de Cooperación Internacional para el Desarrollo, con un rango normativo superior a aquel.

”Son cooperantes quienes a una adecuada formación o titulación académica oficial, unen una probada experiencia profesional y tienen encomendada la ejecución de un determinado proyecto o programa en el marco de la cooperación para el desarrollo”.

La APC acepta como socios/as a cooperantes, pero también a personas que han realizado actividades profesionales como cooperantes y que cumplen los requisitos establecidos en los estatutos de la APC.